Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Nani Mourentán
Martes, 14 de enero de 2014

¡Qué buen vasallo, si tuviese buen señor!

La voracidad recaudatoria de este gobierno no conoce límites. De acuerdo, podemos justificarla con la imperiosa necesidad de cuadrar cuentas…….Además, no debería sorprendernos, estamos acostumbrados y ya sabemos aquello de “que Dios no te de lo que puedes aguantar” y  los españoles, si algo estamos demostrando, es que tenemos mucho aguante.


Pero en este caso se han superado a sí mismos. En este caso muestran una cicatería, una mezquindad y una falta tan grande de respeto y consideración hacia el empresario que ni siquiera siendo española, me resigno a no patalear.


Me refiero a la reciente modificación introducida por el Real Decreto Ley16/2013 publicado el día 21 de diciembre, en el que se somete a cotización a la SS ciertos conceptos retributivos que antes no lo estaban. De ellos el  más importante es el  Plus de Transporte, y ello por ser el más generalizado, pues una gran parte de los trabajadores españoles lo perciben, bien sea por indicación  del correspondiente Convenio Colectivo, o por voluntad de la propia empresa.


Mi alarma no viene, como queda dicho, porque otra vez y de forma alevosa vuelvan a reducir, tanto la nómina del sufrido  trabajador, como las mermadas cuentas de los pocos empresario que quedan.


Mi indignación viene porque la norma es de aplicación el día siguiente de su publicación es decir el día 22 de diciembre, lo que significa que a finales del mes de diciembre, terminando el año y cuando la mayoría de las empresas han emitido las nóminas e incluso pagado a sus trabajadores se publica una norma que modifica tanto las retribuciones ya abonadas, como las cotizaciones que de ellas se derivan.


Es cierto que solo los profesionales que trabajamos todo el año en esto podemos saber el alcance de semejante “chapuza” y el trabajo, la mayor parte de las veces no remunerado, que ello va a suponer en nuestros despachos, ya que ni los completísimos y carísimos programas informáticos de los que nos servimos están preparados para tan maño despropósito.


Que sepan los señores del gobierno que nosotros, al servicio de la pequeña y mediana empresa, vamos a ser los que, una vez más, tengamos que deshacer la “desfeita” (como dicen en mi tierra) que ellos ocasionan. Nosotros vamos a tener que hacer cálculos con las herramientas con las que trabajábamos hace treinta  años (lápiz y papel) para que nuestros empresarios cumplan con sus obligaciones, por más descabelladas que estas sean, e intentaremos, y lo conseguiremos, que estos no se vean afectados por el tema burocrático que de lo otro no se pueden escapar.


Quisiera transmitir este sentimiento, que seguro comparto con más compañeros de profesión, de rabia e impotencia por saberse gobernados por quienes no tienen la más mínima noción de lo que es trabajar a pie de obra y quemarse las pestañas una y otra vez para resolver los despropósitos e improvisaciones con los que a menudo nos despierta el BOE cada mañana.


Lo dicho, españoles, que buen vasallo si tuviese buen señor…………

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress