Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
iusTime
Martes, 14 de enero de 2014

Los seis problemas de los jóvenes españoles para encontrar empleo

Da igual si se mira de frente, de perfil, por arriba o por abajo. Las cifras de desempleo juvenil en España son dramáticas: un millón de jóvenes en el paro, un 57% del total. ¿Pero cuáles son las razones? Un estudio elaborado por la consultora McKinsey a partir de 8.000 cuestionarios entre jóvenes, empresas y centros de formación en 8 grandes países europeos arroja cierta luz sobre el asunto.

Según el informe, presentado hoy en Bruselas en la sede el 'think tank' Bruegel, el margen de mejora en España es considerable. El principal problema es la falta de demanda. Es decir, hay muchos jóvenes desempleados porque no hay puestos de trabajo que cubrir. Y aunque para llegar a esa conclusión no hacía falta un estudio de McKinsey, el informe va algo más allá e identifica seis puntos débiles del sistema educativo español que, de corregirse, harían que las perspectivas de un joven español de encontrar empleo dependieran menos del ciclo económico.

 

1. Muchos estudiantes no pueden permitirse estudiar en la Universidad 

El estudio identifica que un 29% de los jóvenes se declaran incapaces de obtener educación superior debido a su coste. Pero el asunto es más complejo que el del coste de las matrículas. De hecho, Mona Mourshed, directora de McKinsey, asegura que las matrículas están muy subvencionadas en Europa y que el problema real no es tanto ese, sino el coste de vida. Es decir, cómo mantenerse durante los cuatro años de estudio necesarios para obtener un grado universitario.

 

2. El estigma de la Formación Profesional 

"La formación profesional se considera una opción inferior" en España, asegura el informe. Un dato muestra claramente el estigma que supone la formación profesional frente a la universitaria. "Increíblemente -cita el estudio- un 77% de los estudiantes de universidad creen que la educación profesional es más útil que un grado universitario para encontrar un empleo".

 

3. Déficit de conocimientos y habilidades 

El estudio critica que las instituciones académicas españolas no se han adaptado al entorno post-crisis financiera y económica que sufre el país. Cita un dato esclarecedor: mientras el número de personas empleadas en el sector constructor ha caído un 62% desde el año 2005, el número de graduados en arquitectura e ingeniería civil ha crecido un 174%. Entre los problemas del sistema educativo, el estudio cita su "elevada regionalización", a su vez "ferozmente defendida", que genera pocos incentivos para que los proveedores de educación coordinen su oferta a nivel nacional. Xavier Prats, subdirector general de la Comisión Europea para Educación y Cultura, que asistió a la presentación del estudio, mencionó que un graduado universitario de España e Italia sale con menos conocimientos que un estudiante que ha acabado la secundaria en Finlandia o Japón. En este sentido, el informe indica que "los jóvenes no están aprendiendo las habilidades generales que las empresas necesitan", ya que existe una "gran diferencia" entre el número de empresarios que consideran ciertas habilidades importantes y el número de jóvenes que son competentes en ellas. McKinsey también indica que las empresas no se comunican lo suficiente con los centros educativos para transmitirles sus necesidades.

 

4. Las pymes no quieren recién graduados 

"En España, las pequeñas empresas no pueden o no van a dedicar recursos a entrenar gente joven", afirma el informe. Concretamente, asegura que el 70% de las empresas con menos de diez empleados -un 20% del total en 2011- prefieren contratar empleados con experiencia. El elevado nivel de desempleo general -27%- hace que esa alternativa sea realmente fácil.

 

5. Falta de apoyo para encontrar empleo 

Un 73% de los estudiantes encuestados creen que no han recibido la formación suficiente sobre cómo encontrar un trabajo (preparación de curriculum, por ejemplo, o información sobre perspectivas de empleo y salarios). Según McKinsey, informar a los estudiantes sobre las perspectivas laborales y salarios reduce en un 4% el desempleo en los primeros seis meses después de la graduación; mientras que apoyar en la elaboración de curriculums reduce esa tasa un 15%.

 

6. Falta de prácticas 

"Aunque las prácticas se asocian significativamente a tasas más bajas de desempleo", afirma el estudio, solo el 54% de los estudiantes universitarios y el 66% de los que estudian formación profesional hacen prácticas durante su etapa de formación.


(Expansión, 14-01-2014)

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress