Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
iusTime
Martes, 8 de julio de 2014

El nuevo plan de empleo juvenil, en nueve claves

¿En qué consiste la medida?

Está dirigida a los 845.500 jóvenes españoles que ni trabajan ni estudian ni se están formando. Se remonta a febrero del año pasado, cuando los ministros de Empleo de los 27 países de la Unión Europea acordaron la creación de una garantía juvenil para que todos los europeos menores de 26 años puedan tener acceso a un trabajo, formación o prácticas en un plazo máximo de cuatro meses tras terminar sus estudios o quedar desempleados desde 2014. La Unión inyectó a este plan 6.000 millones de euros. En España, el presupuesto es de 1.800 millones de euros, para distribuir entre 2014 y 2015.

 

¿Cuáles son los requisitos?

Tener entre 16 y 25 años y no haber trabajado ni haber recibido acciones formativas en los últimos 30 días (90 días en el caso de las acciones educativas). Además, hay que comprometerse a tener una participación activa en el programa.

 

¿Cómo se puede apuntar un joven?

Existe un acceso a través de internet. Solo hay que rellenar un formulario, y no hay necesidad de aportar documentación suplementaria dado que el sistema ya se ocupará de cruzar datos con otras administraciones públicas. Además, podrán hacerlo manera presencial aquellos que se encuentren en riesgo de exclusión social y quienes posean un reconocimiento de discapacidad superior al 33%. En estos casos, el alta podrá llevarse a cabo en cualquier registro público de la administración pública.

 

¿Dónde podrán trabajar y cuáles serán los beneficios para las empresas?

Serán las empresas las que se pongan en contacto con los trabajadores. El Consejo de Ministros anunció que la contratación indefinida de jóvenes menores de 25 años no ocupados supondrá un descuento para las empresas en las cotizaciones que pagan a la Seguridad Social de 300 euros mensuales durante medio año. El Gobierno también ha ampliado otros incentivos a la contratación de jóvenes inscritos en la garantía juvenil, al elevar del 50 al 100 % la bonificación de las cotizaciones sociales por contingencias comunes del contrato en prácticas. Asimismo, se ha incrementado del 25% al 50% la bonificación para cubrir la actividad formativa incluida en los contratos de formación y aprendizaje, que ya cuentan con un descuento del 100% de las cotizaciones a la Seguridad Social si la empresa tiene menos de 250 trabajadores y del 50% si tiene una plantilla superior. Además, desde el 1 de agosto las prácticas académicas curriculares remuneradas de los estudiantes universitarios y de Formación Profesional Dual también contarán con una bonificación del 100% de las cuotas a la Seguridad Social.

 

¿Cuál es el plazo máximo para recibir una oferta?

La legislación prevé que el plazo no supere los cuatro meses. Sin embargo, se prevé a su vez un mayor plazo para casos como el español, en los que la tasa de desempleo juvenil supera el 50% y que, además, se encuentren en procesos de consolidación fiscal.

 

¿Cuáles serán las condiciones laborales de los inscritos en el programa?

Cada empresa fijará los salarios. Con unos límites: tendrán que respetar el salario mínimo interprofesional, su propio convenio colectivo y el estatuto de los trabajadores.

 

¿Cuál es el tiempo mínimo de las prácticas?

Seis meses como mínimo. Si no cumplen este plazo, las empresas deberán devolver todas las ayudas. El Ministerio de Empleo ha recalcado en que, después de esos seis meses, no se sale del programa hasta que no se garantice la inserción laboral

 

Si hay dos candidatos en las mismas condiciones, ¿quién será el elegido?

Será la propia empresa la que vea quien es el candidato más adecuado para su puesto. Los requisitos particulares para priorizar entre un candidato u otro vendrán especificados en la propia oferta.

 

¿Cuáles son los antecedentes de esta medida?

Los sistemas de garantía juvenil llevan años funcionando en otros países. El mejor ejemplo son los nórdicos, que los implementaron ya en la década de los 80: Suecia lo hizo en 1984. Noruega, en 1993 y Dinamarca, tres años más tarde. En los últimos años, Austria, Alemania, Países Bajos y Polonia, han adoptado programas similares. Según datos de la Comisión Europea, en Finlandia, el 83,5% de los jóvenes en busca de empleo recibió una oferta satisfactoria en un plazo de tres meses tras su inscripción.

 

(Cinco Días, 08-07-2014)

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress