Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
iusTime
Martes, 22 de julio de 2014

El 80% de las empresas que sale al exterior crea empleo en España

«Un país sin infraestructuras, sin carreteras, sin vías férreas, sin puertos o sin energía, no puede desarrollar su economía». Con estas palabras subrayó Pere Joan Ribas, program manager de la European Development Finance Institutions (EDFI) –la Asociación Europea de Bancos de Desarrollo–, las oportunidades de negocio que ofrecen los países emergentes en América Latina y la importancia de financiar proyectos que impulsen su desarrollo estructural durante el último encuentro Iberoamérica Empresarial –organizado por EXPANSIÓN, con el patrocinio de Endesa y Ontier, y la colaboración de Cofides y del IE Business School–.

 

La internacionalización se presenta como una buena opción para que las empresas españolas superen la crisis y sigan creciendo. De hecho, el 80% de las empresas que ha pedido financiación para su actividad internacional ha creado puestos de trabajo en España, además de en su lugar de destino. Para financiar sus proyectos en países en desarrollo, las empresas españolas cuentan con el apoyo de una serie de instituciones especializadas en el sector. Una de ellas es el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Se trata de un banco con la mejor calificación crediticia de América Latina y que se centra en financiar diferentes proyectos en países emergentes. «Nuestro banco tiene como prioridad la infraestructura, especialmente aquella que impulsa el comercio», explicó German Ríos, director de Asuntos Estratégicos de CAF.

 

Su objetivo es ofrecer una línea de crédito que incentive a las pymes españolas a llevar sus empresas a América Latina y, a su vez, contribuya a la mejoría de las infraestructuras en la región. «CAF es un banco comprometido con el desarrollo sostenible de América Latina y para ello nos hemos convertido en la fuente multilateral más importante de la región en algunos sectores», aseguró el directivo. Muchas empresas españolas situadas en América Latina se han beneficiado de estas líneas de crédito ya sea de forma directa o indirecta. «En total hemos otorgado más o menos unos 4.000 millones de dólares (2.955 millones de euros) en los últimos 15 años a empresas españolas», aseguró Ríos.

 

Pere Joan Ribas recordó durante el encuentro que el 19% de la cuantía de los fondos de EDFI son destinados a proyectos de empresas españolas en el continente latinoamericano. Muchas empresas buscan financiación en países en desarrollo sin éxito, ya sea porque el sistema financiero no funciona, es inexistente, o porque los riesgos del proyecto son tan altos que los bancos del país no pueden financiarlo. En estos casos entra en acción EDFI mediante sus facilidades de financiación para proyectos de apoyo en el sector privado o de energías renovables. «Se trata de cofinanciar, diversificar el riesgo, aunar esfuerzos y experiencia», aseguró Ribas.

 

En el encuentro, que estuvo moderado por Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor del Instituto de Empresa Business School, también participó el presidente de Cofides (Compañía Española de Financiación al Desarrollo), Salvador Marín, quien hizo hincapié, desde su experiencia, en que la internacionalización es una «gran oportunidad para las empresas españolas, ya que hay un gran potencial de desarrollo». El apoyo de la Secretaría de Estado de Comercio a Cofides ha ido creciendo de forma constante en los últimos años, lo cual deja entrever la relevancia que, desde las instituciones públicas, se le está dando a la salida al exterior de las empresas españolas. Los datos ofrecidos por Cofides reflejan el crecimiento constante del sector: en 2012 este organismo contaba con un presupuesto de 250 millones de euros, y actualmente cuenta con una cartera de 900 millones.

 

En beneficio de la economía, el crédito debe fluir hacia las empresas: «El dinero en el campo y no en el banco», sentenció Marín. En lo referente a las pequeñas y medianas empresas, Cofides ha duplicado su apoyo en los últimos dos años. En 2011 se destinaban 30 millones de euros y, a finales de 2013, la cifra ascendía a 65 millones. El 75% de la cartera de Cofides, 735 millones de euros, se encuentran en países en desarrollo, de los cuales 421 millones están destinados a América Latina. Esto convierte a Cofides en uno de los mayores fondos de crédito al desarrollo a nivel mundial.

 

(Expansión, 22-07-2014)

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress