Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
iusTime
Viernes, 1 de julio de 2016

Registros en Google en Madrid por posible evasión fiscal.

Efectivos de la Agencia Tributaria –en total 35 inspectores– han registrado hoy la sede de Google en la Torre Picasso de Madrid, en el complejo de Azca, y el campus para emprendedores que el gigante de internet tiene en la capital española por sospechas de fraude y evasión fiscal relacionadas con el pago del IVA y el pago del impuesto de no residentes.

El juez del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 29 de Madrid es quien autorizó la entrada y registro de las instalaciones de la compañía tras la petición de la Agencia Tributaria el pasado 27 de junio, según fuentes oficiales del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El acceso desde el exterior a la sede y la salida de cualquier persona a las oficinas de Google quedaron prohibidos tras la llegada de los agentes de Hacienda, tal y como explicaron a Europa Press testigos presenciales.

La compañía se limitó a decir a través de una escueta nota que cumplen con la legislación fiscal en España, al igual que en todos los países en los que operan. “Estamos cooperando con las autoridades en España para responder a todas sus preguntas, como hace siempre”, añadió un portavoz de la compañía.

El plan de control tributario de 2016, aprobado el pasado febrero, tiene como una de sus líneas fundamentales las actuaciones de control en el campo de la planificación fiscal internacional y del comercio electrónico. El gigante de internet ya fue investigado por el fisco español en 2011 por los impuestos que pagaba y acordó finalmente abonar 1,9 millones más por sus declaraciones de 2007 y 2008.

No es la primera investigación de este tipo a la que se enfrenta la multinacional estadounidense, que tributa en Irlanda. La policía francesa ya efectuó a finales del pasado mes de mayo otro registroen la sede de la compañía en París en el marco de una investigación abierta por fraude fiscal. El periódico Le Parisien destacó entonces en su página web que la operación era fruto de una denuncia presentada por el Ministerio de Economía francés por posible evasión fiscal. La Administración tributaria gala investigaba a Google por 1.600 millones de euros en impuestos atrasados.

En ese caso, un centenar de funcionarios de Hacienda y de la Brigada de Represión de la Gran Delincuencia Financiera (BRGDF) acudieron a la sede de la compañía estadounidense, cercana a las conocidas galerías comerciales Lafayette.

Otras investigaciones en Europa

También en Italia, el pasado febrero se abrió una causa contra directivos de Google por evasión de impuestos de hasta 227 millones. Y el pasado enero, la compañía también acordó el pago de 170 millones de euros a la Hacienda británica en concepto de impuestos atrasados por un periodo de 10 años (entre 2005 y 2015). Además, el gigante tecnológico se comprometió a cotizar en Reino Unido por los ingresos publicitarios que obtenga en suelo británico.

La empresa tecnológica ha recibido continuas críticas por sus técnicas de ingeniería fiscal, en línea con las utilizadas por firmas del sector como Apple, Facebook o Amazon, que les permiten reducir al máximo el pago de impuestos. Estas empresas han instalado sus sedes europeas en países con fiscalidades menores y más favorables a sus intereses. En concreto, la de Google se encuentra en Irlanda, uno de los países con impuestos sobre beneficios más bajos de la UE (12,5%), y a través del que se sospecha que canaliza muchas de sus ventas para rebajar su factura fiscal.

En España, en 2014 Google facturó 55 millones de euros, según las últimas cifras de la compañía en el Registro. La tecnológica declaró que ese año había ganado 6,5 millones y pagó dos millones de impuestos.

Polémicas prácticas contables en filiales europeas

La lucha contra la ingeniería fiscal es un tema que preocupa a la Unión Europea, que ultima cambios en su legislación para evitar que las grandes empresas se beneficien de las diferencias entre los sistemas tributarios nacionales con el objetivo de reducir sus obligaciones fiscales. De hecho, según recuerda Europa Press, los Estados miembros alcanzaron la semana pasada un acuerdo sobre las nuevas normas que pretenden combatir la evasión fiscal, principalmente de compañías multinacionales, mediante medidas que intentan evitar la erosión de la base imponible o la transferencia de beneficios.

De hecho, y según cálculos hechos públicos por algunas instituciones europeas, Europa está dejando de ingresar unos 70.000 millones de euros al año en impuestos por las polémicas prácticas contables de multinacionales como las tecnológicas citadas y otros grupos como McDonald’s.

Bruselas quiere aprobar una directiva que obligue a las multinacionales a pagar por los beneficios en los países donde se generen, y a informar de las ganancias y los impuestos pagados en cada país, una información que se compartirá por todos los Estados. También se hará un listado de países que rechacen jugar limpio. En España, no solo Google está siendo investigada. El pasado mes de junio se conoció que la Agencia Tributaria había abierto a Apple una inspección por el IVA, el impuesto de sociedades y el impuesto sobre la renta de no residentes entre 2009 y 2012.

 

Cinco Días.

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress