Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
iusTime
Lunes, 11 de julio de 2016

El México de Frida Kahlo.

La vida de Frida Kahlo dio para muchos cuadros y también para ser protagonista de leyendas, libros y películas. Lo que quizá no imaginara es que sería brújula de una ruta por México.

En un mes como este, nació y murió Kahlo (1907-1954), y la efeméride es una buena excusa para viajar a su Coyoacán natal, uno de los barrios de México DF, que alberga la Iglesia de San Juan Bautista junto a la que se encuentra un mercado de antojitos en el que hay que probar sus quesadillas y tacos. También merece una mención El Jarocho, donde tuestan el café en el momento. Pero el atractivo turístico más importante del barrio es la Casa Azul, convertida en el museo de la artista. Sede de reuniones de bohemios y políticos, fue su refugio junto a Diego Rivera y en ella llegó a vivir el exiliado León Trotski.

 

 

No es el único museo ligado a la figura de la mexicana. En el barrio de San Ángel se encuentra el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo. Se trata de una de las primeras estructuras arquitectónicas funcionalistas de la región y fue habitada por la pareja cuando volvió de Estados Unidos. La peculiaridad es que son dos casas estudio gemelas, una para Rivera y otra para Kahlo.

 

 

Otro punto clave de Coyoacán es el Museo Diego Rivera Anahuacalli, un proyecto del artista que junto a su mujer quiso crear una Ciudad de las Artes que integrara ecología, arte y arquitectura.

 

 

Para remontarse a los inicios de Frida -que sufrió un grave accidente de tráfico que le acarreó secuelas de por vida- hay que acercarse al antiguo Colegio de San Ildefonso en México DF, donde estudió y conoció a su futuro marido. Aquí se conserva el famoso mural de La creación de Rivera. La primera vez que Frida, a sus 16 años, vio a Diego fue mientras él lo pintaba. No sabía que estaba observando al que ella misma definiría como el "segundo gran accidente de mi vida".

 

Expansión.

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress