Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
iusTime
Martes, 26 de julio de 2016

Desaparece un gigante de internet: Verizon compra Yahoo por 4.400 millones.

No pasará a la historia por una de las mayores compras tecnológicas de la historia, pero la adquisición de Yahoo por parte de Verizon anunciada hoy tiene un alto valor simbólico. Supone la práctica desaparición de uno de los primeros gigantes que surgieron en los comienzos de internet. Verizon pagará en metálico 4.835 millones de dólares (4.400 millones de euros). El grupo abonará esta cantidad enteramente en efectivo, según informaron sendas compañías en en un comunicado emitido este lunes.

 
 

Se trata de una cifra similar a la que Verizon pagó en 2015 también por otro portal de internet venido a menos, AOL. La teleco señaló que integrará los negocios de ambas compañías bajo un mismo paraguas. Los interesados afirmaron en el comunicado que se crea así un operador con “uno de los mayores portafolios” ya que sumarán 25 marcas. Marni Walden será el responsable de este negocio.

De esta forma se unen dos de los portales que fueran líderes en los albores de internet. La división de contenidos y nuevos negocios de Verizon incorporará así el correo, el buscador, Yahoo Deportes, Tumblr o Flickr además de otras actividades como la publicidad del portal creado por Jerry Yang y David Filo. Los analistas señalan a este último negocio como uno de los atractivos para Verizon, puesto que se consolida como el tercer actor en actividad en internet por detrás de Google y Facebook.

Cambio de nombre

Como se había avanzado, el acuerdo no incluye las acciones que Yahoo tiene en Alibaba (15%) y en Yahoo Japan (35%) que quedarán en manos de una empresa que seguirá cotizando, pero cambiará su nombre al cierre de la operación. Estos dos activos tienen un valor conjunto de unos 30.400 millones, la práctica totalidad de su capitalización bursátil.

Con este movimiento, Marissa Mayer, consejera delegada de Yahoo, ha sucumbido a la presión de distintos accionistas que pedían desde hace dos años vender el negocio operativo de la compañía o dividirla. “El acuerdo separa efectivamente nuestros activos en Asia, lo que es un importante paso para dar valor a nuestros accionistas”, dijo Mayer en la nota. Daily Mail y Time también tantearon la compra de Yahoo. La operación podría cerrarse en el primer trimestre del año que viene, según figura en el comunicado. Está pendiente de la aprobación por parte de las autoridades de competencia y de los accionistas de Yahoo. Hasta el cierre, seguirán funcionando de manera separada.

Mayer fue incapaz de hacer crecer a Yahoo. Una empresa que perdió varios trenes importantes, la batalla del móvil, la de las redes sociales y la de las búsquedas. En la presentación la semana pasada de los resultados del segundo trimestre, la firma anunció unas pérdidas netas de 440 millones de dólares, que se sumaban a las de 99,2 millones del primer trimestre y a las del ejercicio de 2015 que acabó para la empresa con números rojos de 4.359 millones.

Para Enrique Dans, profesor de IE Business School, no hay dudas: la operación “no es ni más ni menos que una liquidación”. “Es la desaparición oficial de uno de los primeros gigantes de internet, que no supo adaptarse a la internet del siglo XXI”, añadió este experto a CincoDías. Además, apuntó que “el comprador piensa que las propiedades valen más de lo que realmente valen”.

Respecto a la unión entre los negocios de Yahoo y los de AOL, Dans fue muy escéptico. “Verizon no logrará más que tirar el dinero” al tratar de poner en valor propiedades que “evocan toda su decadencia a cualquiera que las vea”. El experto considera que las posibilidades de revivir lo que en su día fueron ambas empresas “son prácticamente nulas”. En su opinión, el precio pagado por Yahoo es “completamente absurdo”.

Dans lamentó que Marissa Mayer no haya demostrado su “amplia experiencia [era muy valorada en su etapa en Google] y su saber hacer” al frente de Yahoo. “Ahora la empresa esta muerta pese al valor elevado de sus acciones en Alibaba o en Yahoo Japan, ya que en buena lógica acabará revendiendo estos activos”.

Pese a todo esto, Mayer se mostró ayer optimista y en la que carta que remitió a sus empleados anunciando la operación señaló que era “un gran día para Yahoo”. Mayer, al frente de Yahoo desde 2012, dijo que se culmina un proceso “riguroso” y que supone “una oportunidad para acelerar la transformación de Yahoo”.

Un gigante venido a menos

Yahoo, que nació en 1995 de la mano de sus fundadores Jerry Yang y David Filo, ha sido incapaz de responder a Google y Facebook, que dominan la publicidad digital, especialmente la móvil. Aunque fue uno de los portales más exitosos de los años 90 e inicio de los 2000, cuando peleaba con otros competidores como AOL, MSN o Terra en España y Latinoamérica, la compañía era desde hace unos años un zombi digital. En 2015 (su último ejercicio completo) dio pérdidas de 4.359 millones, frente a los 7.522 millones de beneficios de 2014. Todo ello tras hacer dolorosos ajustes de plantilla y cierre de múltiples oficinas en Madrid, Dubái, Buenos Aires, Milán y México DF. La tecnológica también fue cerrando negocios como Yahoo Games y su plataforma de Smart TV. Yahoo sabía que necesitaba desesperadamente una transformación, pero fue incapaz de lograrlo, pese a haber adquirido proyectos tan prometedores como Flickr o Tumblr.

Yahoo nació apalancada en el concepto de portal, un lugar en internet donde básicamente se podía satisfacer todas las necesidades del usuario sin tener que salir de su dominio. Pero los tiempos cambiaron, y la compañía no supo entender por dónde evolucionaba el mercado. Según Enrique Dans, profesor de IE Business School, Yahoo se convirtió en “una empresa sin alma” cuando despreció la tecnología y trató de dedicarse a ser una empresa de medios. Este experto sostiene que cuando la compañía fichó a Terry Semel, un directivo de Hollywood, y trató de convertirse en una empresa de medios y de entretenimiento, equivocó completamente la dirección. “Estratégicamente, la industria se movía en la dirección contraria, la de potenciar una capacidad tecnológica que se movía a gran velocidad: incluso las empresas de medios, hoy, necesitan convertirse en cierta medida en empresas de tecnología si quieren triunfar. Yahoo prescindió o degradó su tecnología para poner foco en el entretenimiento, dejó de invertir en el desarrollo de su buscador, de sus algoritmos de segmentación… y se convirtió en un zombie, que no solo está muerto y no lo sabe, sino que además, mata aquello que toca, incluyendo la práctica totalidad de sus adquisiciones”, señaló recientemente Dans a este periódico.

No es el único que cree que Yahoo cometió errores de bulto. También Nacho de Pinedo, CEO de la escuela de negocios digitales ISDI, admitía hace poco que pocas veces ha habido en la historia una empresa como Yahoo que haya sabido entender tan bien su mercado y que haya generado una tecnología competitiva, pero que al mismo tiempo, haya sido incapaz de aprovecharse estratégicamente de todo ello.

La compañía, recuerda De Pinedo, desarrolló una serie de ofertas precursoras de muchas de las grandes empresas que hoy existen en el panorama digital: Yahoo News es precursor de los verticales de noticias, Yahoo Music un concepto similar a Spotify y Yahoo Answers parecido a la Wikipedia. “Pero no supo generar una visión estratégica capaz de unificar todos los elementos ni de enfocarse en profundidad en los más relevantes para generar verdaderos category killers en sus segmentos”. Este expertos destaca igualmente que Yahoo no supo frenar el aluvión de huida de directivos hacia otras compañías motivado por la falta de foco de sus directivos principales “y tal vez por no haber superado el trauma de introducir como marca blanca para su nuevo buscador a una joven startup llamada Google, sin ser capaces de aprovecharse de su éxito”. Ciertamente, Yahoo firmó una alianza con su mayor competidor, Google, para dar publicidad en su buscador.

Yahoo, que llegó a tantear en 2002 la compra de Google por 3.000 millones de dólares, acabó concentrando su negocio en lo que fue la base de su startup inicial, continúa De Penido, “la comercialización publicitaria de contenidos, lo cual a estas alguras no lo diferenciaba demasiado de las cabeceras de periódicos tradicionales que operan en el entorno digital”.

Todo ello ha dado lugar a una larga agonía, que provocaba que la que fuera un gigante de internet, acabara con sus productos envejecidos y desconectados, y sin posibilidades de crecer. Más de un inversor de la compañía se preguntará ahora por qué no se aceptó en febrero de 2008 la opa hostil lanzada por Microsoft por 46.500 millones de dólares en efectivo.

 

Cinco Días.

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress