Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
iusTime
Miércoles, 17 de agosto de 2016

Sobrevolar La Alhambra.

Hay artistas, políticos o deportistas realmente adictos a estos 200 metros cuadrados de intimidad presididos por un jacuzzi de 360 grados, con vistas a la sierra e inspirado en el peinador de la Reina de la Alhambra.

Las experiencias inolvidables suelen ser una combinación de un momento especial con un lugar mágico. Y eso es lo que ocurre cuando uno sobrevuela La Alhambra de Granada, y sus alrededores, al caer la tarde de una noche de verano. Más mágico se vuelve el momento cuando uno descansa después en el hotel Barceló La Bobadilla, un palacio nazarí alejado del mundanal ruido en la granadina Sierra de Loja. Se trata de un establecimiento de lujo sostenible, miembro del selecto club de Leading Hotels of the World.

 

El vuelo en helicóptero dura cerca de una hora. Los huéspedes son recogidosen el propio helipuerto del hotel y son recibidos con una botella de cava y bombones. Además de ver a vista de pájaro La Alhambra, -octavamaravilla del mundo-, también se recorren lugares como el pantano de Iznájar, las piscifactorías de Riofrío o Montefrío, uno de los diez pueblos con mejores vistas del mundo, según National Geographic.

 

Lujo sostenible

 

La experiencia no termina al aterrizar. Aunque todo el hotel es un oasis que recoge lo mejor de la arquitectura andaluza y del legado islámico, la suite del rey Boabdil es la guinda perfecta para esta noche. Hay artistas, políticos o deportistas realmente adictos a estos 200 metros cuadrados de intimidad presididos por un jacuzzi de 360 grados, con vistas a la sierra e inspirado en el peinador de la Reina de la Alhambra. A través de él la suite conecta con una maravillosa terraza donde disfrutar en privado de las propuestas de sus tres restaurantes: La Finca y El Cortijo, ambos de cocina regional y con sello orgánico; o La Plaza, una propuesta más informal.

 

En La Bobadilla el ritmo es pausado, la prisa no existe y el ruido tan sólo viene de las fuentes, los caños y la naturaleza que rodea al hotel.

 

Expansión.

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress