Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Escribano
Jueves, 16 de marzo de 2017

El contrato indefinido se convierte en una quimera para el trabajador temporal

Solo uno de cada diez empleados temporales consigue cambiar el tipo de contrato indefinido, según el último informe de la OCDE sobre España.

 

Esta proporción de empleados es la más baja de todos los países desarrollados y muy por debajo de la media de la Unión Europea. Sólo Polonia bate a España como líder en empleo temporal. En 2016, se destinaron 1.635 millones a bonificaciones en las cotizaciones para aumentar el trabajo de calidad. La precariedad del mercado laboral se define por la elevada tasa de temporalidad y parcialidad.

 

Los contratos temporales y a tiempo parcial están marcados por tener menores ingresos y ser más vulnerables al desempleo que un contrato indefinido. España es líder dentro del club selecto de los países que componen la OCDE. El organismo desmonta el triunfalismo del Gobierno en creación de empleo en los últimos dos años, los años de la recuperación de la economía y de récord de empleo.

 

La OCDE saca los colores a España a base de datos. "Se caracteriza por contar con una elevada proporción de trabajadores temporales: un 25,7% en 2015". Algo que no ha ido mejor en 2016, cuando la temporalidad repuntó al 26,5%.

 

El Economista

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress