Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Escribano
Jueves, 10 de agosto de 2017

Las fusiones bancarias impulsan la financiación participativa en la pyme

Cuando la sequía del crédito bancario llegó al día a día de nuestras pequeñas y medianas empresas, todas las voces comenzaron a evidenciar el grave problema que amenazaba a las pymes de nuestro país: su excesiva dependencia a la financiación bancaria. Una idea que llevó a alzar la voz sobre la necesidad de que estas compañías diversificasen sus fuentes de crédito. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Pymes, Autónomos y Emprendedores .

 

Fue entonces cuando empezaron a sonar los nombres de algunas formas de financiación alternativa. Así, términos como crowdfunding o crowdlending comenzaron a resonar con más fuerza en el vocabulario financiero. Venían a cubrir un vacío en el mercado que las entidades bancarias habían dejado de arropar.

 

A día de hoy, parece que el crédito bancario vuelve a brotar desde estas instituciones, aunque la realidad ha dibujado un escenario diferente a la situación precrisis. El proceso de reestructuración del sector financiero es una de estas alteraciones, todavía más evidenciada tras la absorción del Popular por parte de Banco Santander. Esta circunstancia dibuja un nuevo escenario de cara a muchas pymes que tenían líneas de crédito con estas entidades.

 

Y es que la fusión bancaria puede llevar intrínseco un cambio en la capacidad máxima de crédito de las compañías que tuviesen líneas con ambos bancos. Esto se explica porque las entidades financieras tienen un ratio de riesgo que depende del balance de la empresa. Tras la fusión, la compañía no podría sumar la capacidad de crédito que tenía con una entidad y la segunda si sobrepasase el máximo que tenía aprobado.

 

Así, por ejemplo, si una pyme tenía una capacidad máxima de crédito de 100.000 euros con Santander y otros 100.000 con Popular, tras la fusión, seguiría teniendo su misma capacidad máxima de crédito -100.000- y no podría sumar ambas líneas.

 

El Economista

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress