Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Escribano
Lunes, 26 de febrero de 2018

Cuánto ha subido el gasto en pensiones desde 2008 mientras los salarios caían

Miles de jubilados se manifestaron el pasado jueves en diversas ciudades de España para reclamar una mejora de las pensiones de jubilación. Las prestaciones se han revalorizado un 0,25% anual desde 2014, un incremento mínimo. Sin embargo, el porcentaje de aumento de la pensión de jubilación ha superado la inflación media en todos los ejercicios con la única excepción de 2017. Es decir, los pensionistas son un colectivo que en el global de la crisis económica no han perdido poder adquisitivo. De hecho, los mayores de 65 años son los que presentan un menor riesgo de pobreza. Menores, jóvenes y parados de larga duración sobresalen como los perfiles más vulnerables.

 

El reto demográfico y la sostenibilidad de las pensiones son uno de los principales problemas a los que se enfrenta España y la mayoría de países desarrollados. Cada vez hay más pensionistas y los que entran en el sistema tienen derecho a una prestación más elevada y que cobrarán durante más tiempo. El gasto público ligado a la vejez no ha cesado de crecer al tiempo que durante la crisis se destruían empleos y se reducían los salarios. A falta de cerrar los datos de 2017, la estadística de la Agencia Tributaria refleja que entre 2008 y 2016, la masa salarial se ha reducido un 8,3%.

 

La suma de todas las nóminas ha pasado de 366.819 millones en 2008 a 336.938 millones en 2016. En este mismo período, la suma de todas las pensiones declaradas se ha incrementado un 33,4%. De 97.826 millones a 130.476 millones.


La ecuación refleja un panorama preocupante. El sistema español se fundamenta en la solidaridad intergeneracional. Los activos de hoy financian con sus cotizaciones las prestaciones de los jubilados con la confianza de que, en el futuro, también los activos les pagarán a ellos sus pensiones. El problema es que, con el sistema actual, los números no salen. La Seguridad Social presenta un desfase crónico. El sistema de pensiones registró un déficit récord de 18.800 millones de euros en 2017.

 

El superávit del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) mitigó algo el desfase y rebajó los números rojos a 16.800 millones (un 1,6%) del PIB.

 

Cico Días

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress