Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Escribano
Miércoles, 28 de marzo de 2018

Renta 2018: declaración individual

Una de las decisiones más importantes a la hora de presentar la declaración de la Renta pasa por elegir, cuando sea posible, entre tributación individual o conjunta. Estas son las diferencias, según lo explica la 'Guía Fiscal 2018' del Centro de Estudios Financieros y la 'Guía Fiscal' de la Agencia Tributaria.

 

Tributación individual

 

La tributación individual es el régimen general. A estos efectos, se establece que la renta se entenderá obtenida de acuerdo con su origen, lo que se traduce en: 

1.- Rendimientos del Trabajo: Incluye a quienes hayan generado el derecho a los rendimientos, ya sean trabajadores o pensionistas. Esto incluye a los perceptores de rendimientos dinerarios o en especie. 

 

2.- Rendimientos del capital: Los que se obtienen por la cesión de bienes y derechos que forman parte del patrimonio de la persona física. En función de la naturaleza del elemento patrimonial del que procedan, la Ley del IRPF clasifica los rendimientos del capital en: a) Rendimientos del capital inmobiliario, que incluye los provenientes de bienes inmuebles, tanto rústicos como urbanos que no se hallen afectos a actividades económicas realizadas por el contribuyente. b) Rendimientos del capital mobiliario, que incluye los que provengan de los restantes bienes y derechos de los que sea titular el contribuyente y no se encuentren afectos a actividades económicas realizadas por éste, como por ejemplo acciones en el mercado de valores, intereses de cuentas corrientes o capitales recibidos de pólizas de seguros. Aquí no entran los rendimientos derivados de la entrega de acciones liberadas. 

 

3.- Rendimientos de actividades económicas: Obtenidos por quienes los realizan de forma personal, habitual y directa. Se presume que perciben estos rendimientos quienes figuran como titulares de la actividad. 

 

4.- Ganancias y pérdidas patrimoniales: Son las que obtienen los titulares de los elementos patrimoniales; aquí se incluyen las ganancias del juego, que son las que corresponden a la persona que tiene el derecho a cobrar el premio. 

 

5.- Imputación de rentas. Se imputan a los titulares de los bienes o derechos de donde procedan.

 

Finanzas

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress