Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Escribano
Lunes, 24 de septiembre de 2018

España, en el furgón de cola de Europa en financiación para start-ups

España ocupa el puesto 22 de 26 (no hay datos para dos países, Malta y Polonia) en el indicador creado por AFME que mide el peso de ciertos tipos de financiación clave para start-ups sobre el total de la financiación bancaria y de capital riesgo.

 

Aquí se incluirían el capital riesgo para empresas de nueva creación (venture capital), el crecimiento del capital riesgo para empresas relativamente consolidadas (private equity), los ángeles empresariales (business angels) o la financiación colaborativa vía participaciones en el capital (equity crowdfunding).

 

Este tipo de acceso a financiación es clave para empresas de nueva creación y con expectativas importantes de crecimiento. De hecho, AFME define el indicador que ha creado para medir esta variable como Indicador de Capital Riesgo Pre-OPV (Oferta Pública de Venta).

 

Por detrás de España solo estarían, por este orden, Bélgica, Hungría, Croacia y, en la cola, Italia. Sin embargo, el mismo informe muestra que la situación ha mejorado tanto en venture capital, como en crecimiento de private equity y equity crowdfunding.

 

El único subindicador que habría empeorado desde entonces sería el de business angels, aquellos inversores individuales que destinan parte de su patrimonio personal a invertir en negocios en fases tempranas de creación.

 

El informe no entra a analizar de forma cualitativa lo que falla en cada país, pero da unas recomendaciones generales para mejorar esta pata de la Unión de Mercados de Capitales. Por ejemplo: crear un marco regulatorio europeo que aliente a los inversores institucionales a invertir en deuda y acciones de pequeñas y medianas empresas no cotizadas; facilitar las inversiones transfronterizas de ángeles empresariales, eliminar restricciones para la inversión directa en fondos de capital riesgo por parte de grandes patrimonios; revisar los incentivos fiscales en la UE para este tipo de inversiones.

 

El documento publicado hoy por AFME muestra también otros indicadores sobre los progresos de la Unión de Mercados de Capitales. España aparece bien posicionada en dos indicadores: el de finanzas sostenibles y el de transferencias de créditos. En el primero aparece en quinta posición de 28 y en el segundo, en la número dos.

 

El indicador de finanzas sostenibles muestra las emisiones de bonos verdes, bonos sociales y bonos con propósito dual sobre el total de emisiones. El apellido de estos bonos sale del proyecto que van a financiar. Por ejemplo, una emisión de deuda para invertir en energías renovables recibiría la etiqueta de verde.

 

El índice de transferencias de préstamos, en cambio, mide la cantidad de préstamos concedidos por bancos españoles que acaban en manos de inversores institucionales que los adquieren. Aquí se incluirían las emisiones de titulizaciones, de cédulas hipotecarias y la venta directa de préstamos (habitualmente préstamos morosos).

 

 

Expansión

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress