Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Escribano
Miércoles, 3 de octubre de 2018

El Eurogrupo analiza mañana la reforma del fondo de rescate europeo

Se centrarán en cómo facilitar el acceso a las líneas de crédito preventivas que puede conceder para ayudar a los países que entran en una crisis y evitar que la situación se deteriore tanto que necesiten pedir un rescate total de su economía.

 

Hasta ahora ningún país ha solicitado esta ayuda por dos motivos principales: llevan aparejadas condiciones que pueden obligar a acometer difíciles reformas y emiten una señal negativa a los mercados financieros.

 

"Los mercados lo ven como una debilidad del país", explica un alto cargo europeo.

 

Para acabar con el "estigma", los socios buscan redefinir las condiciones para que sea más fácil acceder a la financiación pero sin suavizarlas tanto como para que se pueda obtener bajo cualquier circunstancia y los países se vean tentados de descuidar sus finanzas.

 

"Queremos encontrar un equilibrio, porque sin condiciones es imposible (acceder). No queremos el estigma pero no queremos que los países hagan un mal uso de ello", afirman las citadas fuentes.

 

Estas líneas están diseñadas para los Estados que, manteniendo una economía fundamentalmente sólida, necesitan un empujón para financiarse en el mercado y pueden tomar la forma de un préstamo del MEDE o de compras directas.

 

A día de hoy, para acceder tienen que respetar las normas comunitarias en materia de déficit y desequilibrios macroeconómicos, tener una deuda pública sostenible, una trayectoria de acceso a los mercados en términos razonables, una posición exterior sostenible y no sufrir problemas de solvencia en el sector bancario. Si no cumplen estos criterios se les pueden exigir reformas.

 

Si se facilita su acceso en la práctica, serían muy útiles para dar "una buena señal a los mercados" de que la eurozona no deja solos a sus miembros en dificultades y, en último término, serían menos costosas porque evitarían el rescate total, explican fuentes europeas.

 

Por otro lado, analizarán cómo potenciar el papel del MEDE en la prevención de crisis, pero sin que el fondo -que está controlado por los Estados- sustituya a la Comisión en la vigilancia de las economías nacionales.

 

La negociación se hará en formato ampliado, con todos los socios menos el Reino Unido, y no se esperan decisiones concretas puesto que todos los elementos de la reforma del euro se pactarán en un solo paquete en diciembre.

 

Esta vez solo los 19 miembros del euro debatirán sobre los instrumentos nacionales para estabilizar la economía -fundamentalmente los sistemas tributarios y de prestaciones- y los tipos de cambio de cara al G20 de Bali.

 

Aunque no está en la agenda, en los márgenes de la reunión se colará el debate sobre el presupuesto italiano, después de que el Gobierno de Roma anunciase que prevé llevar el déficit de la tercera economía del euro al 2,4%.

 

 

Expansión

iusAsesor • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress