Medio millón de españoles tiene  bloqueada la devolución de la Renta

0
1374

Una situación que contrasta con el compromiso que adquirió el Gobierno de acelerar este año la devolución de los importes correspondientes a las declaraciones negativas del IRPF de 2021, para poner cuanto antes el dinero en los bolsillos de los contribuyentes con ingresos más bajos en plena crisis económica por la pandemia y la guerra de Ucrania.

Los contribuyentes que no hayan recibido a día de hoy la devolución de la Declaración de la Renta del pasado ejercicio deben estar en alerta.

Hacienda dispone de un plazo de seis meses para efectuar ese pago. La Ley de IRPF establece que las devoluciones deben realizarse antes del final de año (el plazo legal habría finalizado, por tanto, el 31 de diciembre) para quienes obtuvieran un resultado negativo -es decir, a devolver- en su declaración de la Renta anterior.

 La Agencia Tributaria cerró ya la campaña de liquidación del IRPF hace casi cuatro meses y ha decidido bloquear los reembolsos que quedan pendientes por un valor de 600 millones

Por ello, quien no haya recibido ese ingreso durante el pasado mes de marzo va a tener ya muy difícil cobrarlo.

Son casi 100.000 declaraciones más que el año pasado por estas fechas y suponen alrededor de 600 millones de euros pendientes de devolver.

La explicación oficial es la siguiente; En caso de deudas con Hacienda o con alguna otra Administración Pública, la Agencia Tributaria tiene la potestad de retener y desviar el dinero de la devolución de IRPF al pago de esos conceptos.

Hacienda se muestra especialmente atenta a esta opción durante la campaña del IRPF, tanto en el caso de que el ciudadano haya cobrado dinero de más -que, por tanto, no le corresponde- como en el de quien no haya hecho frente a un pago.

 También se ha examinado con lupa a los contribuyentes a los que, una vez presentada la declaración de la Renta, se les tenía que devolver una cantidad muy elevada de dinero. Las que superaban los 3.000 euros han sido las últimas en abonarse este año.

En esos casos, los inspectores se han esforzado en comprobar que la declaración del IRPF no contemplara ninguna desgravación que no correspondiera, y si se habían aportado todas las facturas o ingresos..

Sin embargo, si no ha encontrado ninguna irregularidad, les ha satisfecho la devolución, como muy tarde el pasado enero, para  no tener que pagarles además intereses por cada día de retraso.

 Ya se ha completado ya un porcentaje superior al 97,7% de las devoluciones que se habían pagado a principios de este año, correspondientes a la Campaña de la Renta 2020.

Expertos fiscales aventuran una hipótesis: el Gobierno “ha tratado de maquillar las cuentas al trasladar esos reembolsos a este ejercicio y poder así anotar esa cantidad en el cierre del año pasado como ingreso del Estado y no como déficit”.

España cerró 2021 con un déficit público de 81.500 millones de euros, el 6,76% del PIB y unos 3,3 puntos menos del dato anotado un año antes (10,08%) debido al aumento del gasto y la caída de los ingresos por la pandemia.

Hay que recordar que las reglas fiscales que establecen límites al déficit y la deuda estén congeladas temporalmente por la Comisión Europea y eso ha permitido al Gobierno desplegar el plan de choque anunciado a finales de marzo para combatir los efectos de la escalada de la inflación, alimentada por la guerra en Ucrania.

Así, con estas devoluciones retenidas, ha podido contabilizar 600 millones más en la partida de ingresos del Estado y con ello situar el déficit por debajo del 7%.

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí