Reducciones en el IRPF para autónomos: ¿cuáles son y cómo se aplican?

0
2821
La Agencia Tributaria ofrece una serie de deducciones para los trabajadores por cuenta propia que pueden reducir su factura fiscal
La Agencia Tributaria ofrece una serie de deducciones para los trabajadores por cuenta propia que pueden reducir su factura fiscal

La Agencia Tributaria ofrece una serie de deducciones para los trabajadores por cuenta propia que pueden reducir su factura fiscal. Estas reducciones están destinadas a compensar los gastos que los autónomos deben afrontar en el desarrollo de su actividad económica.

En concreto, existen cuatro tipos de reducciones aplicables a los autónomos:

  • Reducción por rendimientos irregulares: Se aplica a los rendimientos netos con un período de generación superior a dos años, así como a los rendimientos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo. La reducción es del 30 %, con un límite de 300.000 euros anuales.
  • Reducción para trabajadores autónomos económicamente dependientes o con único cliente no vinculado: Se aplica a los autónomos que cumplan los requisitos establecidos en la Ley del Estatuto del trabajo autónomo. La reducción es de 2.000 euros, a la que se suman otras cuantías en función de los rendimientos netos de la actividad económica y de la situación personal del autónomo.
  • Reducción para contribuyentes con rentas no exentas inferiores a 12.000 euros: Se aplica a los autónomos que tengan rentas, excluidas las exentas, inferiores a 12.000 euros. La reducción es de 2.000 euros.
  • Reducción por inicio de una actividad económica: Se aplica a los autónomos que inicien su actividad económica en el período impositivo. La reducción es del 20 % del rendimiento neto positivo de la actividad económica, con un límite de 6.000 euros.

Para poder aplicar las reducciones, los autónomos deben cumplir una serie de requisitos, que varían en función del tipo de reducción de que se trate. En general, los requisitos comunes son:

  • Que el rendimiento neto de la actividad económica se determine con arreglo al método de estimación directa.
  • Que el autónomo cumpla con todas las obligaciones formales y de información, control y verificación que reglamentariamente se determinen.
  • Las reducciones en el IRPF para autónomos pueden suponer un importante ahorro en la factura fiscal. Los autónomos deben conocer los requisitos para poder aplicarlas y, en caso de cumplirlos, deben presentar la correspondiente declaración de la renta para beneficiarse de estas deducciones.

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí