Se suspenderán las reglas fiscales otro año por la guerra.

0
1361

Bruselas propone mantener suspendidas las reglas fiscales otro año por la guerra.

Los comisarios de la Comisión Europea han acordado conminar el lunes a los países comunitarios a prorrogar durante 2023 la suspensión de los objetivos de déficit y deuda que lleva vigente desde 2020 por la pandemia.

 Esta medida podría dar margen al Gobierno español para retrasar su reforma fiscal hasta 2024. La magnitud de la convulsión económica provocada por la invasión rusa sobre Ucrania, que ha agravado la crisis inflacionista, ha desacelerado -cuando no ha hecho caer- la actividad de los países europeos y ha exigido la aprobación de nuevas ayudas públicas, ha terminado de convencer a Bruselas de la necesidad de prorrogar un año más la suspensión de las reglas comunitarias de ortodoxia fiscal para no ahogar la recuperación de la pandemia de Covid.

 La medida, aunque  lleva meses sobre la mesa, los comisarios de la Comisión Europea se conjuraron finalmente el miércoles , para llevar el lunes ante los países europeos una propuesta de suspensión de los objetivos de deuda pública y déficit durante 2023, por cuarto año consecutivo.

Esta medida, que aún deberá ser validada por los Estados miembros, concede a países como España un periodo de gracia adicional para reconducir sus cuentas públicas tras la factura del Covid.

El llamado Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea, que fija protocolos de ajuste presupuestario para los países que excedan el umbral de déficit excesivo del 3% sobre su PIB o cuya deuda supere el límite establecido del 60%, fue suspendido temporalmente en marzo de 2020 mediante la activación de la llamada cláusula de escape.

El fin de esta medida,  era dejar las manos libres a los países europeos para hacer frente a la emergencia sanitaria, social y económica que desató la pandemia de Covid multiplicando su gasto público sin miramientos.

Hasta hace solo unos meses, la expectativa estaba puesta en reactivar las reglas fiscales en 2023, previa modificación de las mismas, pero la guerra abierta por Rusia en Ucrania ha terminado por convencer a la Comisión Europea de la necesidad de dar un margen adicional.

La decisión se ha tomado a la luz de las últimas previsiones económicas de Bruselas, que el pasado lunes rebajaba del 4% al 2,7% el crecimiento dibujado en febrero para la zona euro y la UE en 2022. Entre medias, un factor decisivo: la guerra. «La invasión rusa de Ucrania está causando un sufrimiento y una destrucción sin precedentes, pero también está afectando a la recuperación económica de Europa. La guerra ha derivado en un aumento de los precios energéticos y ha causado más problemas en las cadenas de suministro, por lo que la inflación se mantendrá ahora alta por más tiempo», resumió el lunes el comisario de Economía, Paolo Gentiloni.

El fenómeno ha rebajado del 2,2% al 0,3% el crecimiento del PIB español en el primer trimestre, ha congelado el de Francia y Países Bajos y hecho caer un 0,2% el de Italia, que volvería a incurrir en recesión técnica si no sale de las cifras negativas en el segundo trimestre.

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí