Solo 25% de los trabajadores blindados frente a la inflación

0
1586

La subida salarial se eleva de media al 2,45%, la mayor desde 2000, aunque muy por debajo de los precios.

 Las denominadas ‘cláusulas de garantía salarial’, blindan los salarios de los trabajadores frente a los vaivenes de los precios; es decir, les protegen para que en ningún caso pierdan poder adquisitivo. Si la inflación sube más que los sueldos pactados, se actualizan a final de año o de periodo y se compensa. A semejanza de lo que ocurría con los pensionistas y la famosa ‘paguilla’ a principios de año.

El problema es que en un escenario donde el IPC está desbocado y crece ya por encima del 10% por segundo mes consecutivo, los empresarios se negaron rotundamente a incluir en el pacto salarial esta cláusula de revisión que exigían los sindicatos para firmarlo.

No obstante, cabe destacar que en estos seis primeros meses del año se nota un fuerte incremento del número de trabajadores que están protegidos contra el alza de los precios: casi un 25% de los que están cubiertos por un convenio, uno de cada cuatro, un porcentaje que no se veía desde hace mucho tiempo, más de una década.

 Hasta el año 2008, esta cláusula estaba generalizada en la mayor parte de convenios, más de la mitad de los convenios garantizaban el poder adquisitivo de prácticamente tres de cada cuatro trabajadores (el 74,1%). Pero estalló la Gran Recesión y comenzó a decaer paulatinamente. La reforma laboral de 2012 la llevó a mínimos, hasta el punto de en el año 2015 únicamente un 7,76% de los convenios que afectaban al 12,52% de las personas contaban con este tipo de cláusula. A partir de ese año, se ha ido incrementando, pero de manera muy lenta.

Algunas empresas ya dan este beneficio a sus trabajadores.  Seat, tal y como acordaron la semana pasada, tendrán hasta 2026 un alza salarial anual del 6,5% y además el blindaje de una cláusula de revisión vinculada el IPC. También lo contempla el convenio de Mercadona, el de Lidl… Algo que sorprende por la negativa de los empresarios a incluirla.

Actualmente, son más de 1,5 millones de trabajadores los que tienen prácticamente asegurado su poder adquisitivo este año, incluso con un IPC disparado al 10,8%, según los datos publicados por el Ministerio de Trabajo.

 A pesar de que falta por negociar aún casi la mitad de los convenios en esta segunda parte del año, puesto que muchos están paralizados, esta cifra seguirá engordando, según señaló a este periódico Mari Cruz Vicente, secretaria de Acción Sindical de CCOO, que explica que cada convenio recoge su fórmula: unos garantizan el 100% del poder adquisitivo, otros un 80%, unos lo actualizan año a año, otros al finalizar la vigencia…

Con este argumento, casi con seguridad esos más de 1,5 millones de trabajadores tendrán que ser ‘indemnizados’ este año, puesto que el IPC medio puede cerrar en cifras incluso superiores al 8%, según las previsiones de algunos analistas. Y la subida salarial para este año, pese a registrar el mayor incremento desde el ejercicio 2000, apenas llega al 2,45% –con datos provisionales hasta junio–, por lo que se queda muy lejos aún del elevado coste de la vida.

 Esto supone a día de hoy, que los trabajadores están perdiendo más de ocho puntos de poder adquisitivo.

Este despunte de los salarios está en sintonía con el anterior acuerdo de negociación colectiva, que ya ha expirado, pero un punto por debajo de ese 3,5% de alza al que estaba dispuesta a llegar la patronal, pero sin cláusula de actualización.

De los 2.314 convenios registrados en el primer semestre del año que afectan a más de 6,1 millones de trabajadores, no hay ningún recorte salarial y apenas 109, el equivalente al 4,7%, contempla congelación.

 Por el contrario, el 30,4% recoge una subida salarial superior al 3%, siendo la media del 5,42%, y el 59,1% se mueve en incrementos medios que van desde el 0,5% hasta el 2,5%.

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí