Autónomos: estas son las condiciones de acceso a la prestación extraordinaria hasta el 28 de febrero

Hasta última hora de ayer había casi medio millón de trabajadores (unos 255.00 asalariados y alrededor 226.000 autónomos con prestación) pendientes de su futuro inmediato ante la posibilidad de que sus empresas, o ellos mismos en el caso de los trabajadores por cuenta propia, no pudieran acogerse a las nuevas condiciones que estaban negociando el Gobierno y los agentes sociales y cuyo acuerdo se materializó al filo de las 20.00 horas para los ERTE.

Unos minutos después llegaba otro acuerdo laboral. En este caso era con los trabajadores autónomos a quienes también expiraban las ayudas por Covid el 30 de septiembre. Los responsables de la Seguridad Social acordaron con las asociaciones de estos trabajadores mantener las ayudas al colectivo hasta el 28 de febrero, incluida la prestación extraordinaria por cese de actividad, que había sido cuestionada por el Ejecutivo.

Según fuentes de esta negociación consultadas por este diario, entre los requisitos de acceso a la prestación extraordinaria se exigirá al autónomo solicitante una caída del 75% de sus ingresos comparando el último trimestre 2019 con el último trimestre de 2021.

Además, el límite de rendimientos netos que no podrán superar para recibir esta ayuda extraordinaria se eleva hasta el 75% del salario mínimo interprofesional actual (965 euros al mes en 14 pagas). Esto significa que se otorgará a quien no rebase en el tercer y cuarto trimestre los 5.066,25 euros.

Asimismo se mantienen exoneraciones graduales para aquellos que hayan venido disfrutando de alguna de las prestaciones hasta septiembre y la prestación ordinaria por cese de actividad sigue regulada como hasta ahora, según estas mismas fuentes. Además, hay otros 200.000 autónomos que solo tienen exoneraciones sin prestación.

Colectivos asalariados que preocupan

Por otro lado, y dado que las empresas deberán solicitar de nuevo los ERTE, preocupa el futuro de dos colectivos de asalariados en especial. El primero de ellos son los alrededor de 91.000 trabajadores encuadrados en ERTE de fuerza mayor desde el principio de la pandemia, cuyas empresas ya no reciben exoneraciones y que no se reincorporan a la actividad ni parcialmente desde hace año y medio.

Igualmente, están en una situación delicada más de 100.000 empleados en ERTE que trabajan en sectores especialmente dañados por la pandemia y que apenas se han recuperado de la crisis sanitaria, como son los casos de algunas empresas que operan en los sectores del comercio, comidas y bebidas, transporte –especialmente las aerolíneas– alojamiento o agencias de viajes.

Cinco Días

Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí

Artículos relacionados

La pandemia revierte la mejora en la calidad de vida de los españoles

A casi dos años del estallido de la pandemia se observa un empeoramiento en los principales indicadores de la calidad de vida de los...

España, a la cola de los sistemas de pensiones sostenibles

La calidad del sistema español de pensiones (públicas y privadas) sigue dejando bastante que desear si se compara con la mayoría de los sistemas...

UATAE: «hay que corregir la injusticia fiscal que soportan autónomos y pymes»

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) pide corregir la “injusticia fiscal que llevan soportando autónomos y pymes”. Así lo han...

Síganos

Últimos artículos