La Unión Europea aprueba una innovadora propuesta directiva para impulsar la inversión transfronteriza y combatir el fraude fiscal

0
2711
El nuevo certificado digital de residencia fiscal y los procedimientos armonizados de mitigación de la retención en origen buscan apoyar la Unión de los Mercados de Capitales y garantizar una fiscalidad justa en la UE.
El nuevo certificado digital de residencia fiscal y los procedimientos armonizados de mitigación de la retención en origen buscan apoyar la Unión de los Mercados de Capitales y garantizar una fiscalidad justa en la UE.

La Unión Europea (UE) ha dado un paso adelante en la lucha contra el fraude fiscal y el fomento de las inversiones transfronterizas con la aprobación de una propuesta directiva histórica. La iniciativa, que introduce un certificado digital de residencia fiscal y procedimientos armonizados de mitigación de la retención en origen, tiene un doble objetivo.

En primer lugar, el certificado digital de residencia fiscal, conocido como CDRF, facilitará un proceso administrativo rápido, sencillo y seguro para confirmar la residencia fiscal de los contribuyentes de la UE. Esto supondrá un ahorro significativo de costes, estimado en unos 5.170 millones de euros al año, para los inversores.

En segundo lugar, la propuesta busca garantizar una fiscalidad justa mediante la prevención del fraude y el abuso fiscales. Los procedimientos de retención en origen que permiten a los inversores no residentes beneficiarse de convenios fiscales o beneficios nacionales han sido identificados como onerosos, costosos y propensos al riesgo de fraude. La propuesta de directiva introduce procedimientos más eficientes para mitigar estos problemas y proporciona a los Estados miembros las herramientas necesarias para combatir el fraude y el abuso fiscales.

Para lograr estos objetivos, se establecerán registros nacionales de intermediarios financieros certificados (IFC) que colaborarán con los inversores para aprovechar los procedimientos de mitigación de la retención en origen. Los IFC inscritos en estos registros deberán cumplir con obligaciones de notificación y comunicación de información a las autoridades tributarias.

Con esta propuesta, la UE pretende fomentar la inversión transfronteriza dentro de la Unión y establecer un marco de transparencia y eficiencia que contribuya a una fiscalidad justa y equitativa para todos los contribuyentes. Se espera que esta medida fortalezca el buen funcionamiento de la Unión de los Mercados de Capitales y beneficie tanto a inversores como a los Estados miembros en su lucha contra el fraude fiscal.

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí