Tipos de exenciones y deducciones accesibles para autónomos

Trabajar por cuenta propia tiene ventajas fiscales para los autónomos. Estas ventajas son de gran ayuda para que estos profesionales puedan gestionar sus cuentas, tal y como indican desde el portal Jubilación y Pensión.

Los autónomos deben pagar una serie de impuestos a lo largo del año, como es el IVA o el IRPF, aunque también disponen de incentivos a la realización de su actividad para que puedan reducirse la cuantía que deben pagar en impuestos.

Entre los principales beneficios fiscales a los que pueden acogerse los autónomos destacan las deducciones. Con las deducciones, los trabajadores por cuenta propia pueden reducirse directamente la base imponible del impuesto correspondiente. No obstante, para poder aprovecharse de esa ventaja, los autónomos deben reunir una serie de requisitos y justificarlos.

El autónomo puede solicitar deducciones por el alquiler del local, así como los gastos de electricidad, gas, Internet y teléfono; por las cotizaciones a la Seguridad Social, por los gastos de servicios externos, como los abogados o los auditores; las cuotas de asociaciones o cursos de formación, así como impuestos como el IBI o el IAE o los seguros de vida, de salud y del hogar, entre otros.

Exenciones fiscales

Aparte de eso, el autónomo puede beneficiarse de exenciones sobre determinados impuestos. Por ejemplo, cuando se coge la baja por maternidad o paternidad, el profesional no tiene ninguna obligación tributaria. Lo mismo sucede cuando hay una carga fiscal, pero se reembolsa la cantidad correspondiente para regular la situación económica del trabajador.

Por otro lado, estos profesionales también tienen tasas reducidas al iniciar su actividad. Al crear un negocio, por ejemplo, se aplica una tasa reducida en tributos como el IRPF, por lo que el porcentaje durante los primeros tres años es del 7%.

En cuanto a las bonificaciones de las que se pueden aprovechar los autónomos destaca la tarifa plana de 60 euros durante el primer año de actividad al cotizar por una base mínima, o una bonificación del 80% si cotizan por una base más elevada. Disponen también de bonificaciones por baja de maternidad o paternidad, por cuidar a menores de 12 años o personas dependientes, al igual que para las madres autónomas que reanuden su actividad antes de los dos años desde la baja.

Por último, los autónomos pueden solicitar el aplazamiento o el fraccionamiento del pago de los impuestos.

Cinco Días

 

Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí

Artículos relacionados

La pandemia revierte la mejora en la calidad de vida de los españoles

A casi dos años del estallido de la pandemia se observa un empeoramiento en los principales indicadores de la calidad de vida de los...

España, a la cola de los sistemas de pensiones sostenibles

La calidad del sistema español de pensiones (públicas y privadas) sigue dejando bastante que desear si se compara con la mayoría de los sistemas...

UATAE: «hay que corregir la injusticia fiscal que soportan autónomos y pymes»

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) pide corregir la “injusticia fiscal que llevan soportando autónomos y pymes”. Así lo han...

Síganos

Últimos artículos