TSJ de Cataluña admite la deducibilidad de los gastos por corbatas de un abogado con factura simplificada

0
2891
La sentencia considera que constituyen un complemento casi indispensable del formalismo profesional
La sentencia considera que constituyen un complemento casi indispensable del formalismo profesional

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJCAT) ha admitido la deducibilidad de los gastos por corbatas de un abogado de firma a través de factura simplificada respaldada mediante apunte bancario de la tarjeta.

La sentencia, dictada el pasado 27 de julio, resuelve un recurso de alzada interpuesto por un abogado contra la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Regional de Cataluña (TEARC), que había rechazado la deducibilidad de los gastos por la adquisición de dos corbatas por importe de 270 euros.

El TEARC había entendido que no quedaba justificado que se hubiese soportado realmente el gasto cuya deducción se pretendía, ya que la factura simplificada no identificaba al interesado como destinatario.

El TSJCAT, por su parte, considera que la deducibilidad o no de los gastos de la actividad en el IRPF «no puede tener una respuesta genérica o estereotipada». En este caso, entiende que la factura simplificada, junto con el apunte bancario, acreditan que el gasto se realizó realmente y que está relacionado con la actividad profesional del abogado.

La sentencia señala que las corbatas «constituyen un complemento casi indispensable del formalismo que se le ha reconocido a la actividad profesional del Abogado actor». En este sentido, considera que el gasto es «razonable y proporcional» a los ingresos del abogado.

La sentencia del TSJCAT supone un cambio de criterio respecto a la jurisprudencia anterior, que era más restrictiva en la deducibilidad de gastos sin factura completa.

Análisis:

La sentencia del TSJCAT es una buena noticia para los profesionales que desarrollan su actividad de forma autónoma. La misma supone un cambio de criterio respecto a la jurisprudencia anterior, que era más restrictiva en la deducibilidad de gastos sin factura completa.

La sentencia considera que la factura simplificada, junto con otros medios de prueba, puede ser suficiente para acreditar la realidad del gasto y su relación con la actividad profesional.

En este caso, la sentencia se centró en el hecho de que la factura simplificada se encontraba acompañada de un apunte bancario que acreditaba el pago del gasto.

La sentencia es relevante, ya que puede sentar precedente para otros casos similares.

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí