La recaudación del impuesto de sociedades se desploma un 32%

Solo el IRPF culmina 2020 arrojando más ingresos al Estado que el año anterior, básicamente gracias a medidas de mantenimiento de rentas y empleo como los ERTE.

La crisis del Covid-19 provocó una caída de los ingresos públicos del 5% en 2020, y una rebaja del 8,8% en la recaudación tributaria que gestiona la Agencia Tributaria, según ha detallado este lunes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, al presentar los datos de déficit público del año pasado. Montero ha subrayado que estos descensos han sido inferiores a los temidos por el Gobierno y trasladados a la Comisión Europea en el Plan de Estabilidad.

“La recaudación por IRPF se incrementó un 1,2%, es el único impuesto que tiene un comportamiento positivo y diría que no es casual: se explica básicamente porque hay medidas como los ERTE que nos han permitido salvar empleo”, así como los aumentos de pensiones y salarios públicos, ha detallado Montero.

En concreto, la recaudación obtenida por el impuesto sobre la renta pasa de arrojar 86.892 millones de euros en el ejercicio 2019 a dejar 87.072 millones en las arcas públicas durante el año pasado.

En el caso de los impuestos indirectos, destaca el comportamiento del IVA, en el que la caída es del 11,5%, hasta 63.337 millones, frente a 71.538 en 2019, debido fundamentalmente al desplome del consumo privado.

El tributo que ha registrado un peor comportamiento es Sociedades, cuya recaudación cae a 15.858 millones, un 32,2% menos que los 23.733 millones de 2019, una caída notable que se explica por la debacle en los resultados empresariales que deja la crisis entre los incluyendo las devoluciones fiscales, que en 2020 aumentaron en 3.000 millones.

Un aumento de devoluciones que se debe al incremento de aportaciones en los pagos fraccionados que venían haciéndose, una vez liquidados. De atenderse solo a la caída de los beneficios, el descenso de recaudación sería solo del 23%, 10 puntos menos que el resultado final. Hay que tener en cuenta que los pagos fraccionados han descendido hasta un 54% en el caso de las entidades financieras, frente al -37% de media en los grupos consolidados.

Finalmente, los impuestos especiales caen un 12,1%, aportando 18.790  millones en lugar de 21.380 millones de euros en 2019.

Por el contrario, gracias a la mejora de transferencias desde la administración central a las comunidades autónomas los ingresos públicos de las regiones aumentaron un 9,4%, la mayor subida desde 2012, frente a la caída del 4,6% que habrían sufrido sin esta asistencia.

Mantener las entregas a cuenta con cálculos prepandémicos y la inyección de 16.000 millones del fondo Covid ha facilitado a las regiones la mayor financiación de su historia.

Cinco Días

Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, introduzca su comentario
Por favor, escriba su nombre aquí

Artículos relacionados

Las dudas (y respuestas) de lo que el autónomo pueden deducirse en su declaración

Gastos deducibles en la declaración de los autónomos. En plena campaña de declaración de la renta, son muchas las dudas las que surgen en este...

Europa se asoma a la revolución del impuesto de sociedades global

El movimiento se venía fraguando desde que se comprobó que la estructura de impuestos a las empresas internacionales no estaba adaptada a la nueva...

Autónomo en cese: ¿puede deducirse ayudas familiares?

La Agencia Tributaria aclara que los autónomos pueden aprovechar estas deducciones mientras perciben el cese de actividad. ¿Puede o no puede un autónomo en cese...

Síganos

Últimos artículos